¿La sal es tan mala como realmente aparenta?

  • wp-lacazuela
  • 28.08.2018
  • 0 Comentario

Comer demasiada sal ha sido considerado peligroso desde hace tiempo porque el exceso de sodio (un componente de la sal) puede elevar la presión arterial, lo que a su vez puede aumentar el riesgo de sufrir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Esto se debe a que el sodio puede hacer que los riñones retengan agua extra, lo que aumenta el volumen de sangre y hace que sea más difícil para el corazón bombearla alrededor del cuerpo. Aproximadamente uno de cada tres españoles tiene presión arterial alta, también conocida como hipertensión.

No obstante, algunas investigaciones recientes sugieren que reducir la cantidad de sal puede no ser saludable, en las que se demuestra que  las personas cuyo consumo de sodio es bajo (menos de 3.000 mg por día) en realidad sufren más enfermedades cardiovasculares y muertes relacionadas que las personas con ingestas moderadas de sodio (entre 4.000 -5,000 mg por día). Esto motivó a los críticos a escribir titulares como “Sal, te hemos malinterpretado” y “Pasa la sal, por favor”.

 

Entonces, ¿qué debes hacer con respecto a la sal?

 

No veas a la sal como el enemigo. La sal es imprescindible para que tu cuerpo funcione correctamente, comer poca sal a diario puede hacer que te sientas cansado y débil, especialmente si haces mucho ejercicio. El objetivo de una dieta sin sal o libre de sodio no es realista ni saludable.

Coma menos alimentos hiperprocesados. Más del 75 por ciento de la gente que consume sodio proviene de alimentos empacados y de restaurante, muchos de los cuales no son saludables. Pero tenga en cuenta que una lata ocasional de sopa o comida congelada alta en sodio no es un gran problema si su dieta en general está compuesta principalmente de alimentos integrales.

Use sal para que los alimentos saludables tengan un sabor aún mejor. Solo el 10 por ciento de nuestra ingesta de sodio proviene del salero cuando cocinamos o comemos. Agregar sal a alimentos ya nutritivos como las verduras es algo bueno si significa que son más sabrosos y más tentadores para todos.

Se habla mucho sobre ciertas variedades de sal como el Himalaya rosado que es más saludable o proporciona más nutrientes que la sal común. Está bien usar diferentes tipos de sales para conseguir diferentes tipos de sabores, pero entre estos tipos de sal y la sal común no existen diferencias nutritivas relevantes.

Por último, coma muchas frutas y verduras. Tienen un alto contenido de potasio, un mineral que puede ayudar a contrarrestar los efectos negativos del sodio y relajar los vasos sanguíneos. Puede obtener potasio en productos como batatas, plátanos, aguacates y naranjas, además de alimentos como lentejas y yogur.